Bolt Thrower… una curiosidad

Como prometí a Agramar, quedé en buscar un disco concreto de Bolt Thrower, y para ser exactos, el primero que sacaron en colaboración con GW. Este disco se llama Realms of Chaos y del cual os dejo una fotografías de dos ediciones del mismo álbum. Me ha costado encontrarlo, porque estaba en casa de mi madre metido en una de esas muchas cajas que aun no me he traído a casa. Pero el esfuerzo de la búsqueda ha valido la pena.

Las primeras fotos son de la primera edición del disco.
La portada original del disco, es la portada de Rogue Trader  y el logo de los libros de Realm of Chaos como título del álbum.
El interior de la carpeta es una enorme ilustración de Space Hulk donde los Ángeles Sangrientos están sufriendo un ataque de los Genestealers en un pecio espacial.
La contraportada del álbum completa la ilustración original.
Y ahora un poco de material raro, pero raro de verdad, del disco que vais a ver sólo se tiraron mil copias para toda Europa, y se lanzó sólo un año después del álbum que ya habéis visto.
Pedazo de picture-disc, cuando lo vi no pude resistirme y lo compré.
Anuncios

Uso fraudulento de la música

Aunque el título es algo exagerado, es así como me siento frente al desconocimiento o la utilización de ciertas canciones para contar cosas, sean ciertas o no, y no precisamente por los compositores o creadores de la canción, si no por terceras personas. En este caso me refiero a una canción en concreto, una canción conocida en el mundo entero y que ha sido versionada por muchos artistas. La canción es Hijo de la Luna de Mecano.
Hoy estaba escuchando el disco Tales of Ithiria de Haggard, y en este disco tienen una versión de Hijo de la Luna, cantada en castellano. Como suelo hacer a veces voy a una web para descargar o leerme las letras de las canciones y por curiosidad fui a ver la letra de esta canción por que las suelen traducir al inglés y quería saber si la traducción era buena o no. ¡Y toma! cual es mi sorpresa que me encuentro como nota esta frase: [Payan is an adjective reffering to an old tribe in Chile. According to history, spanish conquerors forced them to be their slaves with their arrival to the Coast of Payos] y su traducción sería la siguiente: [Los Payos es un adjetivo que hace referencia a una antigua tribu chilena. De acuerdo con la historia, los conquistadores españoles los esclavizaron cuando llegaron a la Costa de Payos].
No discuto que la frase sea cierta, por que de hecho los españoles esclavizaron a casi todas las tribus americanas que encontraron, pero que me expliquen a mi de donde cojones (y perdón por la expresión) se sacan que la canción esté refiriéndose a eso concretamente.
Este es uno de esos ejemplos que me sacan de mis casillas y de aquí viene el título de la entrada, ¿de que manga se sacan que la canción tiene algo que ver con los indígenas chilenos y del trato que se les dio durante la conquista española?
Pues señores este es uno de los ejemplos más claros que he visto de tergiversación y mala fe que he visto jamás. Desde luego me he puesto en contacto con el administrador de DarkLyrics.com para que se corrija, pero dudo mucho que se haga algo al respecto. Por desgracia es muy difícil saber quién es el causante de tal apropiación para fines tan oscuros y retorcidos, pero espero que se tome en cuenta mi reclamación, aunque os insto para que hagáis la misma reclamación, para que estas cosas no pasen con la música ni con ningún otro texto.


Por cierto, os dejo el enlace directo a la web en cuestión: http://www.darklyrics.com/lyrics/haggard/talesofithiria.html#9

Ser heavy a los 40 (Segunda parte y final)

En la entrada anterior me quedé a finales de los 80, con los grandes discos publicados por las grandes bandas del momento, pero no hemos de olvidar los grandes primeros discos de bandas que comenzaban a surgir, grupos como Annihilator con su primer disco Alice in Hell (89), King Diamond con Fatal Portrait (86), Laaz Rockit con Know your enemy (88), Blind Guardian con Battalions of Fear (88) y un largo etcétera. Pero toda esta cantidad de grandes discos y nuevas bandas solo fueron el preludio de la caída del heavy metal, como ya dije, una caída en picado de difícil parada.

Esta caída se produjo principalmente porque surgieron muchas bandas en los Estados Unidos, que se encasillaron en el heavy, aunque en realidad eran rockeros venidos a menos con los pelos largos. A principios de los 90, las grandes bandas empezaron a tomarse sus descansos, muchas veces merecidos, y grabaron discos para cumplir con sus discográficas y con una calidad muy lejana a lo que nos tenían acostumbrados, aunque esto fue una tónica general, no ocurrió con todo el panorama, menos mal.
Por aquel entonces, personalmente, deje de escuchar los nuevos discos de los clásicos y comencé una búsqueda de bandas nuevas que dieran un mayor impulso a lo que estaba buscando, disfrutar de nuevo con la música.
En estos años comenzaron los años de facultad y de trabajo, cambio de amistades y por lo tanto también cambios en los lugares de parada habituales. Como tenía nuevos amigos cuyos gustos no eran exactamente los mios, musicalmente hablando, me tuve que adaptar a la hora de salir, por lo que me alejé un poco más de la cuenta del mundo del heavy, aunque aun estaba ahí ese ansía por buscar cosas nuevas. De vez en cuando escuchaba la radio, aunque por aquel entonces yo hacía también radio con mi amigo Ricardo, pero los estudio y el trabajo terminaron por alejarme de ella. Y lo que escuchaba no era para nada de mi agrado, cada vez era más común escuchar bazofia como Bon Jovi (muy lejos de ese fabuloso Runaway), Guns’n’Roses, y muchas otras bandas de cuyo nombre no deseo siquiera recordar, venidas desde los USA a destrozar lo que yo adoraba. Así que con esperanza lancé mi mirada a Europa esperando que este no fuera otro movimiento musical que moriría tras 20 años de existencia.

Es cierto que Scorpions aun estaban ahí, pero estaban cumpliendo con su discográfica y su disco Savage Amusement fue lamentable, aunque algunos temas se salvarían de la quema, Iron Maiden se sumió en el letargo, Accept caía en picado y Helloween comenzaba a morir ahogado en sus pompas de jabón rosas mientras hacían el mono. pero aun no estaba todo perdido.

Blind Guardian publicaría en 1990 Tales from the twilights world y dos años más tarde Somewhere far beyond, para mi gusto los dos mejores discos de heavy metal de los 90 a nivel europeo, de hecho Bling Guardian se encumbrarían por motivos más que sobrados como una de las mejores bandas de la década por estos dos discos. Y no contentos en el 95 publicaron Imaginations from the other side, disco que les llevaría a las cimas de la fama mundial. Una de mis banda favoritas fue y sigue siendo Bolt Thrower que con la publicación de In the battle there is no law en el 90 y For the victory en el 94 mantuvieron mis esperanzas de que el metal inglés no desaparecía. Junto a ellos empecé a escuchar a Paradise Lost, otra banda inglesa que me hacía creer que esto no se moría y en 1993 salió el más grande de sus discos Icon. Aquí empezó a notarse como iba abandonando el metal clásico para endurecerme y deleitarme más con los movimientos tardios del thrash y el death. Y de pronto saltó a mis manos un disco que es inigualable, Demafacture de Fear Factory y esta fue la entrada al mundo industrial, sí, venia de los USA y era bueno… no me lo podía creer, estuve semanas escuchando ese disco, sin cansarme de él.

Sin embargo, lo demás se apagaba, y cada vez el heavy se iba apoyando en nuevas bandas y se iban olvidando de los clásicos. De hecho tanto era así que yo también empecé a separarme más y más, escuchando lo que ya tenía y dejé de buscar cosas nuevas, llegó a mi el cansancio.
Fue ya a finales de los 90, entorno al 98 y 99 cuando regresé a mi búsqueda de nuevas cosas que escuchar, y llegué a Cradle of Filth, Apocalyptica, Amon Amarth, Arch Enemy, Limbonic Art, Rammstein, Satyricon, y algunas más, y mi ánimo se encendió de nuevo. Pero lo que de verdad volvió a atraerme de verdad al Metal y a creer de nuevo en que superaría todos sus altibajos fue escuchar a Therion renovándose y plasmando en su disco Vovin, lo que hace unos pocos años solo eran experimentos en sus discos anteriores. Tanto ha sido así que crearon una nueva tendencia que ha sido imitada y transformada a lo largo de esta última década.

Después de contaros como he visto la transformación del metal a lo largo de mis casi 40 años, y lo repito, como lo he visto y oído, puesto que hablo de mis gustos y si califico de bazofia a ciertos grupos es por que para mi lo son y entiendo que para otra mucha gente no lo sean, porque los gustos son como los colores hay uno para todos. Pero a veces no puedo reprimir las arcadas.
La verdad es que me gustaría seguir contando como ha sido la década del 2000, pero creo que como todos la habéis vivido al igual que yo, poco os puedo contar. Aunque si os puedo decir que cada vez escucho más Black, algo que hace 20 años no me hubiera esperado.
Con estos dos artículos he querido salirme un poco de la tónica habitual de mi blog, primero porque Warhammer 40,000 ha sido una de mis aficiones desde hace muchos años, al igual que lo ha sido el Heavy Metal, y quería dedicarle un pequeño hueco aquí. El segundo motivo es que como decía mi abuela, Dios los cría y ellos se juntan, y parece ser que que nos hemos juntado una buena cantidad de greñudos en la Forja de Marte, así que me pareció muy buena idea compartir esas vivencias con aquellos que no vivieron esos años como yo lo hice.

Ser heavy a los 40 (Primera parte)

Vaya título que tiene esta entrada ¿verdad? ¿Qué pasa? ¿Le tenéis miedo a los 40 o qué? Pues más vale que vayáis cambiando vuestra actitud por que la edad no tiene ninguna importancia para la mayoría de las cosas y menos para una pasión como es el Heavy Metal.

Desde bien pequeño he tenido muchas pasiones, la que mejor recuerdo es la pasión por los animales, tanto era así que de pequeño yo quería ser veterinario, pero como todo en la vida, cambia y a medida que vas creciendo tus gustos cambian o se transforman hasta que se “asientan” y te hacen como eres. Recuerdo perfectamente cuando llegó a mí la pasión por el rock’n’roll y más tarde por el Metal. Mi madre tenía unos discos de Elvis Presley y los solía poner con bastante frecuencia, y discos como King Creole o Girls, girls, girls se convirtieron en algo de lo más familiar y me pasaba horas tarareando sus canciones. Pero todo esto cambió en 1980 cuando en casa de un amigo del colegio escuche por primera vez “Larga vida al Rock and Roll” si señores, a los Barones, con mis recién cumplidos 9 años. No dudé en decirle al hermano mayor de mi amigo que me hiciera una copia del disco en cinta de cassette, que por cierto me regaló. Y fue llegar a casa y confiscar la radio para poner la cinta y me pasé horas escuchando ese primer disco de Barón Rojo.

El daño ya estaba hecho.

Para desesperación de mi madre en años posteriores, comencé a investigar y a descubrir a los clásicos, AC/DC, Judas Priest, Deep Purple, Rainbow, Dio, y con el tiempo fui navegando en el pasado hasta encontrar la música de los 60 que en realidad hicieron a este planeta preñarse de un bebé que se llamaría Heavy Metal y que se puso de parto en los 70.
Ya con los 12 años decidí que era el momento de dejarse el pelo largo, contra la voluntad de mi madre, por supuesto, pero lo conseguí, contra todos en todo momento a los 13 ya lucía una buena melena, y me convertí en el tío raro del colegio, ese kinki de los pelos largos y que escucha cosas raras mientras los demás estaban henchidos por escuchar a Radio Futura, Nacha Pop, Mecano (por cierto los hermanos Cano son unos cracks) y la Unión; y así vivir la movida madrileña.
Con la llegada de los últimos años de los 80, también llegaron los mejores discos de heavy, a partir del año 86, parece que todos se pusieron las pilas y comenzaron a luchar por su hueco en el mundo del metal, grandes discos de Metallica, Iron Maiden, Gary Moore, AC/DC, Manowar, y una lista casi eterna sacaron discos entre el 86 y el 89 y todos ellos se han convertido en verdad iconos del Metal, y muchas de las canciones de esa época en himnos de un movimiento que no parecía tener fin.

Esta época coincidió con mis años de instituto, por decirlo de alguna manera pues yo seguía estudiando en el mismo centro, pero muchos de mi compañeros se marcharon y otros llegaron. En aquella época los colegios e institutos no eran mixtos, pero la nueva ley de educación obligó a todos los colegios a reciclarse y fue cuando llegaron las chicas a mi colegio. Grandes cambios llegaron con los 80.
También la actuación de Europe en el programa del  Moreno, llevó muchos cambios en mi vida social por aquel momento, wow!!! chico guapo con melenas rubias… adivinad a quién le estuvieron dando el coñazo al lunes siguiente. Todas querían que les grabara el disco, por supuesto que lo tenía, desde hacía un año, así que me pase casi dos semanas escuchando el maldito disco de Europe para grabárselo a todas las niñas de clase… si si digo niñas, por que 2º de BUP era eso, muchas niñas y niños con alteraciones hormonales.
Con el tiempo fueron apareciendo grupos como Helloween, y muchas banda de los USA… y en 1989 comenzó el declive del Metal, pero en picado, barrena y sin freno alguno.
Y este declive se mantuvo hasta pasada la mitad de los 90, salvo gloriosas excepciones claro está.
Sin embargo, los que nos juntábamos en la puerta de la bodega a tomarnos esos litros de cerveza, seguíamos creyendo en aquello himnos, como este de Manowar:

Brothers of metal know no masters
Metal’s our religion
Take it to the grave
Rulers of the earth
Our down of glory
All Reborn,we live again.
Hold true,ye sacred army
Our last battle is at hand
Sweep these dogs from our kingdom
Bless this ground, our holy land.
Hasta este punto, me he centrado sobre todo en mi, en mis experiencias, y porque no quiero aburriros no he querido profundizar más, pero me he dejado muchísimas bandas en el tintero, de las que escuchaba en los 80, sobre todo hacia el final de esa década, pero son tantos, que es difícil enumerarlos de memoria, pero ya os podéis hacer una idea.
Estar en el instituto, y no tener un duro en el bolsillo era lo normal, y para comprarme un disco había que ahorrar durante un mes y cortarse mucho de salir. Pero siempre intentaba comprar un disco al mes, fue cuando te das cuenta de que te invade la pasión por algo, y en este caso por el Metal. Mi mayor decepción por aquel entonces era que no había dinero suficiente en casa para que yo pudiera aprender música, y esa decepción la he arrastrado toda mi vida, incluso hoy me siento de lo más frustrado por ello.
De hecho, cuando mi hija mayor, demostró su gusto por la música, casi me emociono. Está a punto de cumplir los 6 años y sus grupos preferidos son Lordi (el monstruo que canta) y Within Temptation (la que se cambia de vestidos) pero por algún punto hay que empezar. Entre paréntesis os pongo la forma en que llama a esos grupos, siempre me ha parecido de lo más gracioso. 
Y poco a poco la voy enseñando más cosas, explotando su gusto, así que creo que debe ser predisposición genética hacia el Metal, esto lo digo por muchas otras razones que no vienen al caso ahora, motivos de familia. Así que mi hija, este año comienza con las clases de guitarra y yo con ella, por su propia elección, lo cual me hace sentir mucho más orgulloso.
Voy a dejar esto parado en el final de los 80, y más adelante retomaré el asunto centrándome en los 90 y el abandono forzoso del metal que sufrí durante ese momento.

Sábado pasado por lanzallamas

Aunque ayer domingo estuve convaleciente y no me apeteció nada de nada poner frente al ordenador, hoy me siento para deciros que mi esguince en el pie está fatal, pero me lo pasé de miedo viendo a Rammstein. Aunque el concierto duró más o menos hora y media, y tuve la oportunidad de verlos bien de cerca (al contrario que en su concierto de Madrid el noviembre pasado), aquello fue todo un espectáculo increíble. Se les vio muy entregados al público, lo cual animó muchísimo más a la gente.
Así que doy por buenas todas las penalidades que tuve que pasar, el esguince, el maldito polvo del recinto y el exagerado calor que pasamos todos. A ver si saco las fotografías de la cámara y subo alguna a esta misma entrada hoy o mañana.

Y mañana Rammstein

Pues hoy he tenido la bendita suerte de que mi hermano no va a ir mañana sábado al Sonisphere y me ha regalado su entrada, así que pienso disfrutar cada segundo de los conciertos programados para el sábado 10. Sobre todo Megadeth y Rammstein. Espero estar a la altura si mi pie, que lo tengo algo fastidiado me deja.

Caught in the Middle

Esta semana no podía empezar con peores noticias. Uno de mis ídolos de la infancia Ronnie James Dio cantante y compositor de su banda DIO, y ex-cantante de Black Sabbat y Rainbow ha fallecido ayer día 16 de Mayo.
Ya se que esta noticia no tiene nada que ver con la temática de este blog, para mí resulta ser una noticia devastadora y que escribo mientras escucho su canción Caught in the Middle, de su primer disco en solitario Holy Diver (1983).

Gracias Dio, por hacernos soñar con dragones, arcos iris y un mundo mejor.
We are Stars!!!!