Experimento con QuickShade e Imanes

Ayer me decidí a experimentar con el producto de Army Painter, sí el famoso Quickshade, que promete resultados fabulosos con las sombras, sin tener que ser un maestro de la pintura. Decidí probarlo con cinco enanos de Mantic de mi ejército, y bueno… la realidad es que según sus indicaciones no he quedado del todo satisfecho.
En mi caso he probado el “soft tone” (tono suave) porque no quería arriesgarme a estropear las miniaturas, y aunque las sombras las marca bastante bien, está claro que con ciertos colores este tono no es el adecuado, y quizá deba probar con el tono siguiente de la gama.

En la foto superior se puede ver el resultado del “baño” con Quickshade, y como podréis observar mi esquema de color está basado en el rojo; armadura dorada y cueros en marrón. A parte del tono brillante que da este producto (que luego se mata con el barniz) he comprobado que no baja el tono del dorado, por lo que voy a tener que experimentar con una mezcla de dorado y cobre, a ver si así la cosa mejora.. Los marrones los trata mejor, al igual que los rojos. Sin embargo lo que son los tonos metálicos, como la armadura que ya he comentado, el acero tampoco lo oscurece como me gustaría. Así que para arreglar un poco estas miniaturas tengo dos opciones. La primera será aplicar las tintas de Citadel y ver si lo arreglo un poco, y la segunda, seguir con el experimento y darles un nuevo baño en Quickshade.
Está claro que si doy con las combinaciones adecuadas, el pintado del grueso de mi ejército será muy rápido, que es lo que busco en realidad. Son muchísimas miniaturas y carezco del tiempo necesario para dedicarle dos días a cada miniatura.

Por otro lado, he aprovechado que mi amigo Cienciencías me paso el miércoles pasado una plancha de imán, para colocarlas en las bases de movimiento y en las bases de las miniaturas. La verdad es que este sistema lo quiero usar para facilitar el transporte de las miniaturas, ya colocadas en sus bases, no porque sea más fácil su movimiento en el tablero.

Las bases de movimiento me las hago yo mismo con resina, y las hago cerradas por los cuatro lados (en Kings of War no se retiran miniaturas de la base como bajas) así que la propia presión del resto de peanas hace que todas sean muy estables. Sin embargo  es un autentico engorro tener que colocarlas en las bases, así que prefiero llevarlas ya colocadas y no tener que perder ese tiempo al comienzo de la partida.

Aunque por ahora esto también es una pequeña prueba, he hecho dos variantes, por las miniaturas por separado y otras agrupándo de cinco en cinco, aunque ya veremos cual es el sistema por el que me decanto.

Anuncios

Esporas micéticas (III)

Otra vez frente a la mesa de trabajo, he adelantado la espora otro poco. Esta vez me he liado la manta con la masilla verde para comenzar la decoración. Aun queda mucho por hacer, pero me veo en la obligación de ir poco a poco y respetar los tiempos de secado.

He utilizado las guías de alambre que pegué en la estructura para cubrirlas con la masilla y aprovechar para incorporar algunos detalles más, que por el momento son el comienzo, porque tengo que modificar algunas de las escamas e incorporar otras y quitar los excesos de la masilla gris que ha quedado mucho más irregular de lo que esperaba.

A parte de esto he continuado con las miniaturas pendientes, pero me he encontrado con que no tengo tinta verde suficiente, y voy a ver si la estiro un poco más de la cuenta, y el lunes ya repondré el bote.

Semana de parón

Esta semana no está siendo muy productiva, a nivel del hobby, así que espero resarcirme durante el fin de semana. Esta semana el trabajo ha sido bastante agobiante y si le sumamos mis problemas en el pie izquierdo que me hacen arrastrarme más que andar, mi humor no ha sido nada bueno.
Espero descansar esta tarde un poco a ver si mi pie se recupera un poco y sentarme a pintar los tiránidos que me quedan que no son muchos, en comparación con lo que tenía hace un año sobre la mesa.
Objetivos para este fin de semana:

  • Terminar la espora micética, masilla y pintura.
  • Terminar de pintar lo que tengo en la mesa de trabajo, tres mantifexes, trece genestealers, cinco termagantes y tres guerreros tiránidos.
  • Si todo se tercia bien, continuar con los proyectos parados, el parásito de Mortrex y muchas peanas de devoradores y las otras dos esporas micéticas.
  • Imprimación de los hexágonos de Mighty Empires que usaré este veranos para dirigir un pequeña campaña de 40K. El pintado de los hexágonos lo haré con el fastuoso aerógrafo que me regalaron mis amigos por mi cumpleaños, el pasado mes de enero, y que me dará la posibilidad de usarlo bien a fondo, porque hasta el momento no he tenido oportunidad de hacer un buen uso de él.

Esporas micéticas (II)

Aunque no he subida nada nuevo al blog estos días, no significa que no haya hecho nada, más bien todo lo contrario. Aunque si es verdad que he andado un poco entretenido con unos encargos, he seguido con las esporas, en realidad con una de ellas, y como veréís más adelante, ha habido sorpresas.
Continué rebajando la pieza de poliestireno para que pudiera encajar en las bases dentadas y tras eso tiré de mi caja de desastres (no de restos) y rescaté algunas cosas inverosímiles.

Con los envoltorios de un famoso (aunque asqueroso) chocolate, decidí darle un poco de volumen a la espora, para hacerla un poco más orgánica. Como ya he dicho muchas veces, reciclar es bueno.

Una vez se secó la cola y los “medios huevos” se fijaron lo suficiente, comencé el siguiente paso, y era darle una textura rugosa a la espora.

Para darle la textura he usar papel de cocina y una mezcla de cola blanca y agua al 25/75. En este paso no me corte de poner papel, contra más papel más irregular, que era el efecto que estaba buscando. Cuando se secó por completo fui a ponerlo en su base, pero me di cuenta de que lo había dejado mucho más estrecho de un lateral y que con las “chepas” pues no me servían de nada. Así que como suele pasar muchas veces tuve que improvisar. Busqué otra media esfera y la encontré.

Esta era mucho más flexible y fue facil cortarla, ya hacer la prueba para ver si encajaba, iba como un guante. Así que uní la media esfera, que previamente corte con forma de picos, al resto de la estructura de poliestireno y papel.

Lo pegué con cianocrilato, y utilicé los recortes para poner escamas adicionales. En la foto superior veréis unos alambres, los he colocado para que me hagan de guía a la hora de enmasillar para hacer unas cuantas arterias. En la parte inferior he pegado unos recortes de poliestireno, como relleno, ya que esa zona debe llenarse de masilla para simular el cráter que ha dejado al impactar en el suelo.

Por ahora esto es todo, espero poder hacer algo más esta noche, no mucho tiempo, pero lo justo para que pueda estar medio lista para el miércoles.

Cuando el diablo no tiene que hacer…

…mata moscas con el rabo. O eso decía mi abuela cuando yo era niño y estaba callado, vamos que me tenía más miedo que a un nublado.
Sin embargo, reconozco que no puedo estar mucho tiempo quieto, y tengo que hacer cosas, en este caso necesito con urgencia unas esporas micéticas, así que anoche me puse a revolver por mis cajas de restos, ya no sólo de miniaturas, también en todas esas cosas que son un incordio guardar pero que sabes que en algún momento le vas a dar un uso. Mi problema principal es que necesito dos esporas para el miércoles, las he incluido en la lista con la que voy a jugar y será la primera vez que las use con mi ejército. Son una opción tan interesante que no puedo excluirlas por no tener ninguna, así que me he puesto manos a la obra. Solo me queda ver si soy capaz de terminarlas o no… voy contrarreloj.

El primer paso era reciclar una esfera de estas que hay en las máquinas de los bares con juguetes de “chichinabo” (si, también decía esto mi abuela). Tenía varias en una caja pero elegí esta por la forma dentada de las solapas de unión, y me servirán de guía cuando vaya a incorporar las placas de armadura.

La base son CD’s viejos los he unido usando cianocrilato, antes de hacer esta unión puse cinta de carrocero por debajo para cerrar el agujero del CD. Una vez seco y bien fijado añadí en la unión cola blanca, pero no la normal, sino una del tipo “no más clavos” su secado completo tarda unas 24 horas, pero a partir de las 10 ya se puede seguir trabajando sin problemas.

El siguiente paso fue pegar varios trozos de poliestireno extruido con la misma cola, eso si, sin usar palillos para reforzar la unión que luego he tenido que rebajar todo el conjunto con la sierra de calor hasta darle una forma parecida a la de un huevo. Me he esforzado en no hacer los cortes regulares, mi idea es dejarlo lo más irregular posible, no olvidemos que es un ente vivo que atraviesa la atmósfera de un planeta e impacta a una velocidad terrible sobre el terreno.

Por el momento no he avanzado más, pero tengo esperanzas se seguir esta tarde, ya veremos como se da el día.

Arpía tiránida (y VII)

Esta es la última entrada dedicada a la Arpía. Aunque aun le faltan unos pocos detalles, que ya le iré colocando, esta pintada y barnizada para jugar y si Ythilian no pone pegas, el próximo miércoles estará en el tablero de juego. Así que vamos a evaluar su eficacia en la batalla, aunque ya de antemano no me da a mi que sea una pieza fundamental para un ejército como el mio, basado en una autentica marea de termagantes.

Pero bueno, como siempre empiezo a despistarme y a contar cosas que no viene al caso. Esta es la primera de las fotografías que acabo de hacer.

En la peana le he puesto varias piedras para darle un poco más de peso, eso ayudará a dar un poco de estabilidad a la miniatura.

Y como ya sabéis, cuando tengo tiempo para ponerme, lo aprovecho al máximo. Durante el proceso de creación de la Arpía he tenido que pararme durante horas, casi siempre debido al secado de la masilla, y posteriormente para el secado de las tintas. Así que esos ratos los he aprovechado para seguir pintando otras miniaturas que tenía aquí esperando su paso por el “taller”. Una de ellas es mi tercer tervigón. Este tervigón es otra copia en resina del original que hice el verano pasado pero con algún detallito más para que fuera mi tervigón de Cuartel General y así poder distinguirlo en el tablero. Por otro lado he terminado los dos piróvoro que tengo, tres guerreros tiránidos y cinco genestealers más. Así que puedo darme por muy satisfecho de todo lo realizado en estos últimos 15 días, que aunque no he estado al nivel de velocidad que hace unos meses, he conseguido incluir nuevas tropas y algunas nuevas en mi ejército.

Para cerrar esta entrada os dejo una foto de familia de los nuevos fichajes, y ahora voy a sentarme a pensar como empezar mi próximo proyecto, o mejor debería decir, meterme en el sobre y dormir mientras sueño en como empezar mi próximo proyecto… para desgracia de Ythilian 🙂

Arpía tiránida (VI)

Sigo trabajando en la Arpía, aunque parezca que no.

Como tengo el tiempo muy justo, no avanza el tema como debería y aun así cada día voy viendo que termino el trabajo en breve. Anoche  aprovechando que no había nada realmente interesante en la tele, me puse a dar las primeras capas de color al nuevo fichaje.
Y he seguido la misma pauta que con el resto de mi ejército tiránido, pintado rápido con tintas. En la foto superior tiene la primera capa de todos los colores, exceptuando el sepia que ya tiene las dos necesarias. Intentaré continuar hoy con el pintado, por lo menos con las alas, que es lo más engorroso.
Y si por fin tengo tiempo, continuaré con las miniaturas que veis al fondo de las fotografías… poco a poco me voy quitando unas cuantas, así que espero que no lleguen más por el momento.
Eso sí estos días también he terminado las otras miniaturas que tenía empezadas, aunque aun me faltan las peanas. Y como veis en la foto la peana de la Arpía ya está hecha y decorada… aunque estoy pensando en poner unos árboles de Noch para disimular el mástil transparente.
Ya veremos… dijo un ciego.